Enero de nuevos comienzos

En Editorial

En el mes de las páginas en blanco y de las promesas por hacer, en el primer mes del año, Asomarte decidió renovarse. En esta edición encontrarás entonces, algunos cambios: unos pocos en las secciones, uno (más evidente) en el tamaño de la publicación, y otros en la propuesta de diseño.

Queremos que nos acompañes en este deseo de renovación; la intención de acercarnos cada vez más al lector, con un diseño que apunta a la facilidad de lectura y al poner en exhibición, sobre el escaparate de las hojas, las mejores fotografías.

Este 2018, nuestro propósito es doble. Por una parte, queremos seguir buscando y mostrando lo nuevo que tiene Querétaro: actividades culturales, muestras artísticas, restaurantes y lugares que visitar. Por otro lado, queremos seguir descubriendo y hablando de las muchas tradiciones que habitan el estado: expresiones culinarias; fiestas que se han perpetuado por décadas; sitios cargados de fervor religioso; rituales propios de cada municipio; técnicas artesanales que se transmiten de generación en generación; museos y sitios que, por sí mismos, hablan de la historia de un estado y también de una nación.

Arrancamos entonces el año a partir de esta dualidad y esbozamos en esta edición: nuevas opciones gastronómicas que se encuentran recorriendo los Arcos; una ruta religiosa por Corregidora y una entrevista con un gran historiador queretano.

Éstas son algunas propuestas para comenzar este 2018 que te deseamos: muy viajado, puntuado de buenos momentos y de experiencias para atesorar, divertido y curioso, para que nos acompañes por Querétaro en esta búsqueda de nuevas historias y nuevos rincones.          

Te pueden interesar también

El cazo

Editorial

Fisonomía de la gastronomía queretana, reflejo de nuestra historia y actualidad.

Leer ahora
La Araña

Editorial

Por el gusto a los comics o a la cultura pop, este mes es para ser pequeño de nuevo.

 

Leer ahora
El apetito justifica la pasión

Editorial

El apetito por algo delicioso no es exclusivo de los queretanos sino de todos los comelones.

Leer ahora