Una calle fundamental, donde pasan muchas cosas

En PANORAMA

Si María José Vázquez de la Mora, colaboradora en este número, recibiera a familiares o amigos de visita, los llevaría a caminar en entornos urbanos y naturales, a visitar un templo o comer en un sitio que se integra en el paisaje de un mercado —sitios de los que habla con un genuino entusiasmo.

 

 

Querétaro está lleno de templos e iglesias, dice, y su favorito es el de Santa Clara, «porque los retablos están muy bien conservados y porque es bastante barroco. Si alguien tiene la suerte de poder acceder a la terraza del edificio contiguo, se sorprenderá de las vistas hacia dentro del templo, porque está impresionantemente recargado y aun así es impresionantemente bonito». Para comer, ella optaría por un «tesoro» al que quiere que le vaya bien, pero al que le gustaría que se quedara siempre del mismo tamaño: El Reinita. «Es como una joyita escondida que rompe con la noción de lo que es el paisaje del mercado, pero al mismo tiempo se integra superbién», dice sobre este restaurante localizado en las calles aledañas del Mercado de La Cruz.

 

 

También incluiría caminatas urbanas o en entornos naturales. De estas últimas sugeriría dos sitios: el Cerro del Zamorano, el punto más alto del estado en los límites con Guanajuato, y el Parque de Joya-La Barreta. Por el Cerro del Zamorano, localizado en el municipio de Colón, ha hecho caminatas constantes en el último año, intentando ir una vez cada estación, para ver el cambio en la vegetación: «un hike considerable y bonito». Ahora es un espacio donde se suspende un poco el tiempo y que, como dato curioso, apunta María José, «arriba está lleno de catarinas». El Parque de Joya-La Barreta —mucho más pequeño— «tiene caminitos muy interesantes y también algunos de los árboles más bonitos del estado: los encinos».

 

 

La caminata urbana iría de la intersección de la calle Hidalgo con Ezequiel Montes hasta Tecnológico, un tramo de apenas cinco cuadras. Iniciando en el Mercado Hidalgo —«un mercado chiquitito, que no necesariamente tiene tanta fama como los mercados más grandes de la ciudad, y con mucha actitud»—; después, recorriendo Hidalgo, una calle que le parece «muy de barrio, con una muy buena banqueta —que no es cosa menor— y árboles preciosos». Una cuadra antes de llegar a Tecnológico están los que a su parecer son los mejores esquites de la ciudad, hechos en cazuela de barro, y, unos metros más adelante, la Cafebrería Pessoa, que «es muy importante que exista en la ciudad porque es una librería que resiste y genera espacios necesarios, no solamente desde el tipo de textos que eligen, sino que el café está buenísimo, y tienen presentaciones y eventos». Si se puede nombrar una calle favorita, para ella es Hidalgo, porque «pasan muchas cosas»: desde la fruta hasta el mercado, hasta los esquites, hasta la librería, y una calle así le parece fundamental.

Te pueden interesar también

AARCO

PANORAMA

Conoce AARCO, un espacio para la enseñanza de artes plásticas.

Leer ahora
Cruz del Sur

PANORAMA

Desde Buenos Aires, llega Cruz del Sur, con platillos únicos y exquisitos.

Leer ahora
Chez Julien Bistrot

PANORAMA

La cultura francesa puesta en un plato

Leer ahora