Tumbarse al sol

En Tip Asomarte

Además de rodearse de agua, en el imaginario del verano existen otras actividades (para aquellos que eluden el dulce placer de no hacer nada) igualmente disfrutables, como leer bajo una sombrilla, guarecerse en la sombra de los árboles de un parque, tomar bebidas frías para apaciguar el calor o acabar el día viendo una serie o película. Los días estivales, con su ritmo particular, son excelentes para ello.

 

Aquí algunas recomendaciones:

 

En algunos mercados editoriales, el ritmo lo marcan las fechas de publicación de novedades. Entre ellas, una de las más importantes es la del verano, poblada por lecturas ligeras que llevarse a un camastro. Al margen de las mesas de novedades, hay clásicos estivales como las historias glamurosas y trágicas de Scott Fitzgerald, como El Gran Gatsby o Suave es la noche; el día de verano —mediante una narración como si de un plano secuencia se tratara, como lo define el editor Javier Peña— que recorre Miss Dalloway, de Virginia Woolf; o dos libros muy cálidos: cualquiera de los «Me acuerdo», el de Brainard o Perec. También textos contemporáneas, como A contraluz, de Rachel Cusk, un viaje mediterraneo sostenido en conversaciones; La estrella del mañana, de Karl Ove Knausgard, el regreso a la ficción del autor noruego con una novela que transcurre en dos días de un verano muy caluroso; Lo que hay que tener, de Tom Wolfe; Verano, de Coetze. En no ficción, recomendamos la calma reflexiva a la que invita Azahara Alonso en Gozo, un ensayo personal sobre una estancia en la isla de Malta con el peculiar nombre del título, que es también una reflexión sobre el turismo.

 

 

Otra opción es terminar el día viendo una película, refugiándose en la calma de historias veraniegas que ocurren en la pantalla, con una botana o helado a la mano. En algunos casos, si uno no tuvo apenas oportunidad de parar y siente que el verano no sucede, películas como Roman Holiday (1953), de William Wyler, Para atrapar a un ladrón (1955), de Alfred Hitchcock, o El rayo verde (1985), de Éric Rohmer, son una buena manera de ver entornos veraniegos enmarcados por la pantalla. Si lo que se busca es un contrapunto del calor estival, Manchester by the sea es una excelente —y desgarradora— opción. También hay series para maratonear, como Siempre el mismo día, que ocurre en un día de verano a lo largo de varios años.

 

 

En el mundo gastronómico, el verano significa comer y beber bajo el sol. Hay bebidas como el tinto de verano que llevan la estación en el nombre, o algunas, como el limoncello, que se asocian a tardes calurosas con tragos como un oasis —una variación que conjuga lo mejor de dos mundos es el limoncello spritz, una excelente opción para probar los vinos espumosos de la región. También las cervezas estacionales, como las IPA son bebidas para el calor —la alta concentración de malta, de hecho, obedeció en su origen al clima cálido de la antigua colonia británica del nombre: indian paleale—; Querétaro cuenta con algunas destacadas de cervecerías locales, como Cuatro Palos (con una variación en la American Wheat Ale, que lleva la intención en su nombre: Verano Forever), la session IPA de Puntomedio (una versión «ligera» de una IPA americana, con notas a mandarina, maracuyá y toronja), o Néctar, la english IPA con miel, de Cervecería Toro. El restaurante Talavera tiene dos o tres bebidas prehispánicas frías, muy buenas para el calor. O un clásico que, como tal, es imperecedero: los preparados de limón para llevar de La Mariposa.

 

 

Hay una gracia en el placer efímero de paladear un helado en los días de calor; como muchas otras ciudades, Querétaro cuenta con puestos de nieves de garrafa y helados dispersos en calles, plazas y parques. Algunos establecimientos como Gina tienen los famosos submarinos o su destacado Beso de Ángel (de licor de café con galleta oreo), igual que Santa Clara con su sabor de algodón de azúcar —cuyos colores se asemejan, más que a la golosina, a un atardecer en un barquillo.

 

 

 

Te pueden interesar también

Museo Histórico de la Sierra Gorda

Tip Asomarte

Conoce la historia, la flora y la fauna de la región serrana.

Leer ahora
Hoteles en Bernal

Tip Asomarte

Excelentes opciones para ocasiones especiales.

Leer ahora
Ruta Paraísos del Semidesierto Colonense

Tip Asomarte

Secretos escondidos de Colón.

Leer ahora