Cocina tradicional queretana

En Dónde comer

Cálidos y sinceros son los hogares que, entre cazuelas de barro y tortillas hechas a mano, te reciben con los brazos abiertos para compartir contigo los sabores que extraen de la tierra y transforman en alimento que nutre al cuerpo y calienta el alma.

 

Con la esperanza de fomentar sus tradiciones por muchas generaciones más, nuestros pueblos indígenas se han encargado de preservar y compartir sus conocimientos heredados de sus abuelos a sus hijos, y es la cocina un reflejo de su riqueza patrimonial, de sus costumbres, un testimonio de su vida cotidiana.

 

Explorando los pasillos del mercado de Amealco, nos encontramos con un rico guiso tradicional, las tostadas de arriero. Son llamadas así por los arrieros que pasaban por el municipio para llegar a otras partes del estado, y que se detenían a comer donde las señoras hacían sus tortillas en metate.

El proceso de estas tostaditas empieza desgranando el maíz azul y cociéndolo con cal para hacer el nixtamal que más tarde será molido. Después, en el comal, la tortilla es cocinada solo por un lado, para que cuando se pase al aceite quede en forma de tostada.  

Lleva una camita de frijoles y encima una ensalada de nopalitos, jitomate y cebolla, que se decora con queso ranchero.

 

En nuestro semidesierto también prevalecen las comidas tradicionales y con ese toque prehispánico, como el famoso nopal en penca, muy común en Ezequiel Montes y Cadereyta.

Para este alimento, se usa la penca del nopal bondote, apto para esta preparación por su gran tamaño. La penca se chamusca primero a las brasas para que se ablande y se le caigan sus espinas. 

Se la corta internamente, procurando no romper los bordes, para que quede algo así como un saquito, que después será rellenado. En la receta original se usan nopalitos, cebolla, jitomate, chile y ajo, pero ahora es común encontrarla preparada con bistec, pollo, chorizo e incluso mariscos.

Al finalizar se cose la penca con una vara de mezquite, alambre o hilo de cáñamo, y se asan ambos lados por aproximadamente una hora.

 

Siguiendo nuestro recorrido por el semidesierto, nos topamos con un platillo representativo de la Fiesta Patronal de San Miguel Arcángel en Tolimán, y nos referimos al garbanzo en amarillo.

La preparación comienza sofriendo en manteca de puerco un poco de ajo, cebolla, jitomate y chile verde, para mas tarde agregar las especias, entre ellas, una que es clave: el azafrán, que le dará su color amarillo vibrante tan característico.

Al guiso se le agrega también un poco de masa para brindarle espesor, aunque la cantidad variará de acuerdo con el gusto del cocinero. Por último, se añadirán los garbanzos ya previamente cocidos con ajo, cebolla y tequesquite; se dejará hervir, y estará listo para comerse.  

 

FB: Querétaro.Travel

IG: @qrotravel

Te pueden interesar también

Fonda de Doña Chole

Dónde comer

Deliciosos manjares con el sabor de la Sierra en una Fonda tradicional.

Leer ahora
De Gourmand

Dónde comer

Un rincón europeo dentro del corazón de Querétaro.

Leer ahora
La Ruta de la Garnacha

Dónde comer

Antojitos queretanos.

Leer ahora