Descanso en la ciudad.

En Dónde dormir

Aprovechando su perfecta ubicación en el corazón de la ciudad, algunas de las casonas del Centro Histórico de Querétaro han sido restauradas a lo largo de los últimos años para albergar espacios de todo tipo, como museos, restaurantes, oficinas y hoteles. Lo mejor de esta transformación es que los visitantes y los locales hemos podido disfrutar de una creciente variedad de propuestas gastronómicas y de ocio que incrementan el atractivo turístico no solo de la ciudad, sino de todo el estado. Y para aquellas personas que se animan a visitar los alrededores buscando crear nuevas experiencias en pareja, con amigos o en familia, la ciudad les tiene preparados maravillosos lugares para hospedarse, en medio de callejones, edificios y monumentos históricos que todos pueden disfrutar a pie.

 

Uno de los varios sitios que ha sido adaptado a nuestra época, y que al mismo tiempo mantiene su toque original, es El Serafín, un hotel boutique que se encuentra a unos pasos de la Plaza Constitución, el Jardín Zenea y el templo de San Francisco. En realidad, los huéspedes de El Serafín se darán cuenta, si salen a conocer los alrededores tan pronto como dejen las maletas, de que el hotel está a unos pasos de todos los atractivos turísticos del Centro Histórico. Las calles adoquinadas de la ciudad realzan su fachada discreta, de presentación impecable, que conserva cuatro ventanales con sus pequeños balcones y que indudablemente recuerda a los tiempos virreinales de la ciudad. Y esa es solo su primera presentación.

 

El hotel El Serafín se ubica dentro de la Zona de Monumentos Históricos de Querétaro, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1996, que cada año recibe a miles de visitantes de todas partes de la república y del mundo. Es un inmueble con características del siglo XVIII que sirve como referente para imaginar cómo eran las viviendas colectivas durante el Virreinato y el México independiente. La autenticidad puede verse y sentirse desde que se entra en la recepción, en la mágica atmósfera que se refleja en cada rincón. Las habitaciones están distribuidas en dos plantas y dispuestas alrededor de dos acogedores patios, con asientos y mesas para pasar un rato al aire libre. Son amplias y luminosas, decoradas de tal forma que el huésped sienta que está alojado en un pedazo de historia, pero con el toque y las comodidades de este siglo. El hotel también cuenta con una terraza para eventos de todo tipo y permite el ingreso de mascotas, así que es ideal para quienes llevan a sus amigos peludos en sus viajes. En general, el hotel El Serafín es un lugar íntimo, relajante y lleno de romanticismo, como un pequeño retiro en medio del Centro Histórico de Querétaro.

Te pueden interesar también

Hospedajes en pareja

Dónde dormir

Inspirando el romance.

Leer ahora
Cabañas en la Sierra Gorda

Dónde dormir

Los lugares perfectos para completar tu experiencia en compañía de amigos o familia

Leer ahora
Sentirme en la playa

Dónde dormir

La Sirena viene aquí a escondidas, le gusta la vista del atardecer al ras del agua.

Leer ahora