El Barril

En EDITORIAL

En verano, Querétaro recibe el inicio de la temporada de lluvias y con ella, las temperaturas descienden, los campos reverdecen y se celebra – a lo largo del estado – las fiestas de la vendimia. 

La tradición de la vendimia tiene origen en la antigüedad y el mundo grecorromano donde los viticultores del Mediterráneo agasajaban con una fiesta a su pueblo durante estas fechas para agradecer las bondades de la cosecha y el inicio de un nuevo ciclo.

En Querétaro se procura el cultivo de la tierra y son las cualidades de suelo y clima que han posicionado a la región como segunda zona vitivinícola del país y principal exportador de vino a nivel nacional. 

Si bien las vendimias suelen relacionarse con el pisado de uva, estas fiestas – que arrancan en junio y terminan hasta agosto – son una oportunidad única para conocer productores locales no solo de vino, pero también de queso, de puros, de dulces, entre otros artesanos de la gastronomía nacional. 

En junio, hazte el propósito de recorrer los 10 municipios que integran la Ruta Arte, Queso y Vino; duerme en alguno de sus 3 Pueblos Mágicos; vuela en globo; disfruta del maridaje que existe entre un queso de cabra deliciosamente cremoso y la acidez refrescante de un vino blanco; toma un curso de análisis sensorial y atraviesa un viñedo en bici. 
 

Te pueden interesar también

Un nuevo comienzo, una oportunidad de renovarse

EDITORIAL

Querétaro un libro en blanco para vivir.

Leer ahora
Querétaro y la resiliencia

EDITORIAL

Pronto volveremos a salir.

Leer ahora
Editorial

EDITORIAL

Aunque el clima algunas veces pueda confundirnos, en marzo transitamos del invierno y sus festejos (muy asociados a las reuniones y, siendo sinceros, la comida) hacia la primavera y nuevas actividades al cobijo del sol. 

Leer ahora