Fiestas patrias entre muros llenos de historia

En TURISMO

Fiestas patrias entre muros llenos de historia

Si siempre es una buena idea pasar un fin de semana en alguna antigua hacienda, dejando que el tiempo transcurra lento entre sus restaurantes, barras e idas y vueltas entre la alberca y las habitaciones, lo es más cuando coincide con días feriados que prolongan el tiempo de descanso, como este año en que la conmemoración del inicio de la guerra de Independencia cae en viernes. Diversos hoteles, otrora haciendas, además ofrecen cenas y fiestas conmemorativas una suerte de kermés con fuegos artificiales, como el Hotel Misión San Gil o el Fiesta Americana Hacienda Galindo Resort & Spa, en el municipio de San Juan del Río; o la Hacienda Jurica by Brisas, Misión Grand Juriquilla y Hacienda El Salitre, en el municipio de Querétaro, entre muchos otros.

 

 

Los muros de estas antiguas haciendas que ahora resguardan pasillos o restaurantes o incluso gimnasios pueden ser un recordatorio de la manera en que el pasado pervive y se adapta a nuevos usos y costumbres. En sus mesas, por ejemplo, uno puede sentarse a degustar un platillo típico de la época: los chiles en nogada, un guisado que al día de hoy se debate entre un origen en la historia popular que atribuye su invención a la celebración del caudillo independentista Agustín de Iturbide por parte de las monjas del convento de Santa Mónica en Puebla y otro antropológico que la atribuye a la herencia andaluza del virreinato de la Nueva España ligada a las celebraciones de la corte novohispana en las cuales había banquetes de hasta catorce tiempos que culminaban con diversos postres, como este chile relleno de fruta seca bañado en salsa de nuez.

 

 

La historia, contradictoria como los platillos o las vidas de los inmuebles, se puede celebrar trayendo al presente un pasado moldeado.

 

Algunas antiguas haciendas en el estado.

a) Hacienda Atongo, domicilio conocido s/n, Atongo, 76255, El Marqués, Querétaro.

b) Hacienda El Lobo Caimán, s/n, El Lobo, 76260, El Marqués, Querétaro.

c) Hacienda El Salitre, Rafael Osuna s/n, El Salitre, 76127, Querétaro, Querétaro.

d) Hacienda Galindo, Carretera Amealco-Galindo km 5.5, Galindo, 76820, San Juan del Río, Querétaro.

e) Hacienda Jurica, Paseo Jurica 700, Jurica, 76100, Querétaro, Querétaro.

f) Hacienda La D, Avenida de la Cruz s/n, La D, 76743, Pedro Escobedo, Querétaro.

g) Hacienda La Laborcilla, Prolongación Corregidora Norte 911 bis, Querétaro, 76168, Querétaro.

h) Hacienda La Llave, Camino a La Llave s/n, La Llave, 76810, San Juan del Río, Querétaro.

i) Hacienda La Venta, Carretera Panamericana Poniente 3, La Venta, 76800, San Juan del Río, Querétaro.

j) Hacienda Tovares, Rivapalacios s/n, Pueblo Nuevo, 76500, Cadereyta de Montes, Querétaro.

k) Hacienda Viborillas, Carretera Estatal 100 s/n, Viborillas, 76295, Colón, Querétaro.

l) Hacienda Viñedos Azteca, Carretera San Juan del Río-Cadereyta km 40.4, Los Pérez, 76686, Ezequiel Montes, Querétaro.

m) Mesón Real de Plata, Camino Real a Chichimequillas 1, 76250, Chichimequillas, Querétaro.

n) Misión de Chichimequillas, Carr. a Chichimequillas km 18, +1, 76252, Chichimequillas, Querétaro.

o) Misión La Muralla, Carretera San Juan del Río km 26, La Muralla, 76850, Amealco de Bonfil, Querétaro.

p) Misión Juriquilla, Blvd. Villas del Mesón 56, Juriquilla, 76230, Querétaro, Querétaro.

q) Misión San Gil, Carretera México-Querétaro km 172, La Estancia, 76821,San Juan del Río, Querétaro.

 

 

 

Las haciendas de Querétaro

Mesón Real de Plata se encuentra construida sobre el Camino Real de Tierra Adentro, nombrado Patrimonio de la Humanidad en 2010, y frente a esta hacienda también se encuentra otra de las más emblemáticas: Misión de Chichimequillas, con sus hermosos jardines, espacios amplios y adaptados para llevar a cabo ceremonias civiles o litúrgicas. ¿Imaginas las bodas en los tiempos de opulencia de las haciendas? La hacienda fue usada como fuerte para resguardar la plata que se transportaba desde Ciudad de México, Zacatecas o Guanajuato hasta el puerto de llegada de la flota española, en Veracruz.

 

 

Otras haciendas que hoy en día están recuperadas se encuentran en municipios como San Juan del Río, Cadereyta de Montes, Huimilpan, Amealco y Querétaro. Hoy la mayoría son escenarios idílicos para llevar a cabo bodas, celebrar cumpleaños o comidas familiares. La historia cuenta que el primer morador de una de ellas, la hacienda La Llave, fue don Juan Jaramillo, fiel soldado de Hernán Cortés. Esta hacienda, ubicada en San Juan del Río, pasó por las manos de los descendientes de la viuda de don Juan Jaramillo hasta que fue adquirida por Francisco Iturbe, quien demolió algunas partes para construir nuevos muros y portales, todo muy al estilo del Palacio de Versalles.  Hoy es ocupada por el Ejército Nacional y permanece cerrada al público.

 

 

De pronto se me viene a la mente la Hacienda Galindo, también en San Juan del Río. Esta hacienda hoy funciona como un hotel de categoría cinco estrellas, ideal para escaparte un par de días del bullicio de la ciudad. Esta propiedad es conocida por la famosa leyenda de haber sido heredada al nieto de Malitzin, don Pedro de Quezada. Se dice entre muros que la hacienda fue regalo de Hernán Cortés a doña Marina. Las principals funciones de esta fueron como tierra de siembra y cría de ganado (a lo largo de los años, de ella surgieron los mejores toros de lidia, que se llevaron a las más importantes plazas del país). Los registros históricos cuentan que tuvo alrededor de veinticinco dueños, quienes buscaron perpetuar el oficio de la hacienda; sin embargo, el reparto agrario mermó la propiedad hasta la dimensión de hoy, que no es pequeña, pero antes de 1923 era enorme.

 

 

Por último, recordé que en Cadereyta se encuentra Hacienda Tovares, la cual vio nacer a dicho municipio y que fue edificada en 1640 por el capitán Alonso de Tovar y Guzmán, quien encabezó un grupo de colonos españoles e indígenas de la Provincia de Xilotepec y Huichapan para integrar la región del Cerro Gordo y minas de Maconí al sistema de gobierno virreinal durante los siglos XVII y XVIII. Hoy se puede disfrutar de un paseo a caballo por este sitio, dormir ahí mismo y despertar con el canto del gallo; aquí se vive una experiencia de hacienda en todos los sentidos. 

 

 

 

La lluvia ha cesado y con ello la temperatura bajó, así que me iré con mi imaginación a la cama. Quién iba a pensar que después de tantas batallas bélicas, de hambrunas, tiempos de oro, revoluciones y modernidad, hoy en día los cascos de hacienda serían tan valorados como lo fueron en sus inicios. Siguen cumpliendo su función principal: dar hospedaje a los anfitriones y sus familias para celebrar una ocasión especial. Por hoy, me siento un habitante más de esta hermosa hacienda y dormiré hasta que cante el gallo.

 

 

División minúscula

30 de septiembre

Teatro Metropolitano

La banda mexicana de rock en español División Minúscula celebra sus 25 años de trayectoria con una gira por distintas ciudades del país. Se presentan en la capital de Querétaro el viernes 30 de septiembre, a las 21:00, en el Teatro Metropolitano.

 

 

Te pueden interesar también

(Otras) terrazas de los últimos pisos Monono Café

TURISMO

de una variedad de cafés de especialidad

Leer ahora
Terraza y jardín en De Cote Casa Vitivinícola

TURISMO

Opciones dónde comer en esta casavitivinícola en el Valle de Bernal

Leer ahora
Vida y silencios de las haciendas

TURISMO

Hoy en día muchas de estas construcciones históricas, tienen una nueva vida, como la de ser lugares de alojamiento.

Leer ahora