Vislumbres y Deslumbres

En TURISMO

Por Edgardo Moreno Pérez*

 

Querétaro: ciudad que guarda ecos y voces, cantos y plegarias que invitan a la aventura de los sentidos para descubrirlos en sus templos, casonas condales de marquesados y mayorazgos. Patios arabescos, claustros místicos; jardines arbolados y fuentes que
cantan. El recorrido significa toda una experiencia estética, donde se conjuga el espacio con el tiempo; se enhebran las historias y leyendas que nos cuentan dramas, pasiones, amores y sueños. Tierra de promisión, donde convive la planta industrial y los centros de negocios con el atractivo turístico y cultural. Ciudad Patrimonio de la Humanidad.


Ciudad, en cuyo trazo se advierten las calles rectas, empinadas y callejuelas serpenteantes; las casonas que resguardan relatos legendarios y dan cobijo a las tradiciones de esta tierra promisoria. Las Q fachadas labradas de cantera y estuco refieren el arte y las cosmovisiones de cada época en su devenir secular. A cada paso se perciben el pasado y el presente en un rico entramado de actos y hechos. Los murmullos de los conspiradores, el paso de los libertadores, la tenaz defensa del territorio nacional en las diversas intervenciones extranjeras, el rugido de la metralla para definir el triunfo republicano y el eco de los debates para constituir una nación moderna encausada por las leyes.

 

La Casa de La Marquesa


Construida sobre la esquina que forman las antiguas calles del Hospital Real y la de San Agustín, fue erigida por el gran alarife queretano Cornelio, por encargo especial de don Francisco Antonio Alday, albacea del marqués de la Villa del Villar del Águila, para ser la residencia de doña Paula Guerrero y Dávila, marquesa de la Villa del Villar del Águila. Quedó concluida en el año de 1758 y fue residencia de cinco marquesas hasta 1837.


Resguarda leyendas y hechos históricos; en junio de 1821 se alojó el general del Ejército de las Tres Garantías, don Agustín de Iturbide, para pactar la entrega de la plaza con Domingo Luaces, jefe militar del gobierno virreinal, hecho trascendental para que, en septiembre de ese año, fuera proclamada la Independencia de México. La señorial y barroca casona fue acondicionada, de noviembre de 1916 a febrero de 1917, como Secretaría de Relaciones del Poder Ejecutivo del primer jefe, Venustiano Carranza, desde donde, por medios diplomáticos, se logró la salida del ejército estadounidense del territorio nacional.


Al cabo de los siglos ha tenido diversos usos: residencial, comercial, hostería, centro cultural. Una vez restaurado el inmueble aloja
en sus centenarios muros un hotel de primera línea, donde se pueden apreciar sus arcos mixtilíneos y decoración morisca, así como los enrejados de hierro, la cantera labrada y una espléndida capilla.

 

Casa Aspeytia
Hotel Boutique


Situada en las antiguas calles de las Chirimoyas y callejón del Rincón, hoy Morelos y Pasteur. Por ese rumbo se enfiló, hacia San Miguel el Grande, Ignacio Pérez —llamado el «mensajero de la libertad»—, el 14 de septiembre de 1810, para avisar a Ignacio Allende que la conspiración había sido descubierta, por encargo de doña Josefa Ortiz, la esposa del Corregidor de Letras, don Miguel Domínguez. Ambos, promotores de la conspiración para sustituir «al mal gobierno». Hecho que detonará el levantamiento insurgente, con el conocido Grito de Dolores, realizado por don Miguel Hidalgo en la madrugada del 16 de septiembre. Después de once azarosos años de lucha se conseguirá la independencia de México.


La Casa Aspeytia es una casona del siglo XVIII; tuvo usos residenciales: fue mesón, colegio, primera sede de la Escuela de Laudería del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura y, actualmente, remodelado para servicio de hotelería. Desde la terraza se admira la arquitectura del barroco queretano en campanarios y cúpulas revestidas de mayólica y rematadas por artísticas cruces.

 

Fábrica El Hércules


El sitio en 1591 funcionó como molino de trigo, llamado El Molino Colorado, cuyo dueño era don Diego de Tapia, hijo de don Fernando de Tapia, fundador de Querétaro. En 1836 Cayetano Rubio inició la construcción de una fábrica textil llamada El Hércules, de las más modernas en su época; cuya operación de tejidos comenzó en 1846. En la residencia del administrador en 1864, estuvo el archiduque Fernando Maximiliano de Habsburgo; donde hizo recambio de cabalgadura y se vistió con el traje de gala para entrar a la ciudad de Querétaro. Durante el Sitio de 1867 una parte fue habilitada como hospital de sangre por parte del ejército republicano. En diciembre de 1903 el general Porfirio Díaz visitó la fábrica y admiró la moderna maquinaria inglesa. Es sobresaliente la movilización obrera a través de los años, impulsores del artículo tercero constitucional en 1917. En sus salones de producción, patios y pasillos se encuentran miles de historias de vida, que resguardan los vecinos de la delegación y mantienen vivas sus costumbres y tradiciones.


La fábrica dejó de funcionar en septiembre de 2019. Parte del espacio ha sido habilitado para diferentes usos de servicios, como cervecería, restaurante, cine y, recientemente, un moderno hotel.

 

Hotel Hidalgo


La ciudad de Querétaro en la época virreinal fue denominada la Garganta de Tierra Adentro, donde un intenso tráfico de personas, productos y mercancías circuló hacia los reales de minas norteños. Los servicios de hospedaje se realizaban en las posadas, ventas y mesones. En continuidad de esa tradición,una vieja casona en la antigua calle del Hospital —hoy Madero— fue dispuesta para servicio de hotel en el año de 1825.


Su centenario patio conserva las columnas toscanas que le imprimen señorío al espacio. En sus muros se han hospedado, en diversas épocas, personajes vinculados con la historia y artistas, entre ellos, el entonces presidente de la república, el general Antonio López de Santa Anna, en 1844; la famosa artista de bel canto Ángela Peralta, en 1879, cuando tuvo sus exitosas presentaciones en el Teatro de Iturbide —hoy de la República—, donde conmovió con su lirismo y arte a los queretanos. Fue alojamiento de diputados federales entre 1847 y 1848, siendo Querétaro nombrada la capital de la República durante la intervención estadounidense, para discutir los Tratados de Paz y Límites. Más tarde albergará a un grupo de diputados del Constituyente de 1917. El Hotel Hidalgo fue pionero en el servicio de diligencias. Edificio cuyos balcones miran hacia la arteria principal de la ciudad, donde discurre el devenir y el pulso de esta. Es el hotel más antiguo de la ciudad remodelado con servicios modernos.

 

El Mesón de Santa Rosa


Situado en las encrucijadas del antiguo callejón de Don Bartolo y la calle de Posadas, frente a la castiza Plaza de Armas —antigua Plaza Mayor— nos refiere historias de pactos y mineros. El Portal Quemado atestigua el paso de caballeros de capa y espada, de conspiradores y guerrilleros. Por su calle aledaña desfilaron procesiones y manifestaciones de la gala barroca novohispana, con sus enjaezadas cabalgaduras, cruces altas, cirios y cantos penitenciales.


Adentrarse en el inmueble es viajar en el tiempo; donde arrieros, comerciantes y artistas de la legua tuvieron su reposo. Desde el siglo XVII hasta la actualidad es un lugar para llegar a la «Muy Noble y Leal Ciudad» y disfrutar de los servicios que ofrece su céntrico entorno, rodeado de casonas señoriales y de las antiguas Casas Reales —hoy Palacio de Gobierno del Estado. El antiguo edificio alberga un hotel donde la imaginación nos lleva a encontrarnos con el Caballero de la Triste Figura.

 

Hotel Patio Santiago


Casona del siglo XVIII, ubicada en la antigua calle del Descanso, antiguo camino a las haciendas de Callejas y Carretas. En ella habitó el presbítero José Ma. Sánchez y fue lugar de reunión de los conspiradores de 1808 a 1810. Lugar íntimo entre lo privado del lugar y lo público de la vieja calle; por donde pasaron las recuas cargadas de bastimentos y los condenados a muerte. El patio es un auténtico espacio queretano. Desde sus alturas se puede disfrutar las cúpulas y campanarios del Centro Histórico y quizá encontrar un encendido crepúsculo borgesiano al poniente.

 

 

Vislumbres y deslumbres
Los espacios se convierten en escenarios y los inmuebles se transforman en sitios simbólicos cuando advertimos las prácticas de las sociedades que las crearon y las que hacemos uso y disfrute en otro tiempo. En todo se encuentra una constelación de significantes que originan diversas interpretaciones y nos acercan a las maneras de vida de sus creadores. El pasado nos advierte y no refiere orígenes, identidades, códigos, para ser reconstruidos en el presente.


La ciudad, calles y casonas nos hablan de la riqueza cultural del lugar, forjada por su población multiétnica. Representan un registro del tiempo y los imaginarios colectivos. La ciudad de Querétaro, compartida con nuestros visitantes tiene una oferta para el descanso y el disfrute de los históricos inmuebles, adecuados para servicios de hotelería y restaurantes de primer mundo.

 

*Edgardo Moreno Pérez se ha dedicado durante más de tres décadas a la docencia, investigación documental y de campo en ciencias sociales, en las líneas de trabajo: vida cotidiana, territorios, memoria colectiva y resignificación de espacios y usos. Ha intervenido en trabajos y proyectos para Unesco y la Casa de las Américas. Es miembro del Seminario de Cultura Mexicana Capítulo Querétaro y de la Academia Nacional de Geografía e Historia.

 

 

La Casa de la Marquesa
Francisco I. Madero 41, Centro Histórico de la ciudad de Querétaro.
T. 442 227 0500
FB. @lacasadelamarquesahotel
IG. @hotelcasadelamarquesaoficial
www.lacasadelamarquesa.mx

 

Casa Aspeytia Hotel Boutique
Luis Pasteur Norte 25, Centro Histórico de la ciudad de Querétaro
T. 442 212 4249
FB. @hotelcasaaspeytia
IG. @ casa_aspeytia
www.casaaspeytia.com

 

Fábrica El Hércules
Avenida Hércules Oriente 1, Hércules, Querétaro, Qro.
T. 442 628 7240
FB: @hotelherculesmx
IG. @hotelherculesmx
www.hotelhercules.com

 

Hotel Hidalgo
Francisco I. Madero 11, Centro HIstórico de la ciudad de Querétaro.
T. 442 212 0081
FB. Hotel Hidalgo
IG. @hotelhidalgoqro
www.hotelhidalgo.com.mx 

 

El Mesón de Santa Rosa
Luis Pasteur Sur 17, Centro Histórico de la ciudad de Querétaro
T. 442 710 6474
FB. @mesondesantarosa
IG. @mesonsantarosa
www.elmesondesantarosa.com

 

Hotel Patio Santiago
Luis Pasteur Sur 40, Centro Histórico de la ciudad de Querétaro
T. 442 689 7250
FB. @patiosantiagomx
IG. @ patiosantiagomx
www.patiosantiago.com

Te pueden interesar también

Fútbol en primera plana: rutas de una ciudad balompédica.

TURISMO

Asistí por primera vez a un estadio de fútbol de la mano de mi padre. 

Leer ahora
Terrazas en el valle

TURISMO

En Querétaro, pese a no ser sitios predominantes, existen varios andadores que acogen las terrazas.

Leer ahora
Paisajes históricos de la batalla

TURISMO

Aquí te contamos de aquellos lugares históricos que fueron campo de batalla en Querétaro. 

Leer ahora