MUCAL y Museo de la Restauración de la República

En Tip Asomarte

Maximiliano aún camina en Querétaro. Dos décadas del Museo de la Restauración de la República

 

Por: Cristian Ernesto Arredondo Carrazco

 

El emperador Maximiliano había sido prisionero de la República por casi treinta días. Con voz nerviosa y entrecortada exclamó: «Bonito día, siempre soñé con un día así para morir». Era la mañana de un caluroso mes de junio, el príncipe de los Habsburgo miraba hacia el oriente queretano, fijando su mirada en el amanecer que asomaba a temprana hora.

 

Sus pasos lo llevaban fuera del convento, que había sido abandonado —a la fuerza— por las pobres monjas capuchinas. Entre sus paredes, de la nada, entre gritos del capitán republicano Miguel Palacios, se ordenó regresar a los prisioneros a su celda. Benito Juárez había otorgado tres días de prórroga para realizar la ejecución de la sentencia: pena de muerte en el paredón. Don Miguel Miramón —el joven macabeo, mujeriego y presuntuoso de ser el presidente más joven que México— y Tomás Mejía —de origen otomí y religiosísimo—, en compañía de Maximiliano, eran conducidos de nuevo a esos muros carceleros que habían escuchado tanto, que eran testigos del miedo, del arrepentimiento y, por algunos días, de algún brote de esperanza. Ahora, con permiso de Juárez, habría otros dos amaneceres de zozobra, pero para Maximiliano fueron dos días con mayor miedo, tortura, indignación. El 19 de junio de 1867, poco antes del amanecer, el antiguo convento volvió a abrir su apostillado portón de madera para ver salir rumbo al Cerro de las Campanas a los tres prisioneros, cuyos espíritus partirían de este mundo terrenal.

 

El antiguo convento de las Capuchinas, cien años después de aquella amarga mañana, fue convertido en oficinas de salubridad y
en sede de un partido político. Ya en el siglo XXI, ciento cincuenta años después de aquel 1867, el edificio dejó su uso burocrático y se convirtió —para bien de todos los queretanos— en dos museos: el Museo de la Ciudad, inaugurado en 1997, y el Museo de la Restauración de la República, inaugurado en el año 2003. En este último, se rinde homenaje al acontecimiento histórico que, para algunos, simboliza amargura en el recuerdo y, para otros, el triunfo de las armas republicanas con las libertades políticas, sociales y económicas que esta representa.

 

A través de sus salas de exposición permanente, el Museo de la Restauración de la República brinda un recorrido al pasado conventual del propio edificio, a los hechos de la intervención francesa, a la resistencia del gobierno republicano y al fatídico sitio militar sobre la ciudad de Querétaro, que tuvo el objetivo de derrotar al ejército de Maximiliano. Caminar por sus pasillos y salas de exposición, entre armas, planos militares, grabados, documentos de valor histórico, fotografías, retratos y pinturas, así como la celda del propio archiduque, traslada al espectador a ese momento en el pasado que trascendió hasta nuestros días. El museo también es referente y punto de encuentro para historiadores de fama internacional que año con año presentan conferencias, conversatorios y reflexiones con el público apasionado por la historia de Querétaro y México.

 

A veinte años de abrir sus puertas, el museo celebra su permanencia y apropiación entre los habitantes y visitantes, quienes siempre relacionarán a Querétaro con el efímero gobierno imperial del austriaco Maximiliano y con el triunfo de Juárez y las armas republicanas.

 

¡Larga vida al Museo de la Restauración de la República!

 

 

Museo de la Restauración de la República

 

Vicente Guerrero Sur 23, Centro Histórico de la ciudad de Querétaro.

T. 442 224 3004

FB. Museo de la Restauración de la República

 

 

MUCAL: La historia del calendario en diferentes culturas.

 

El Museo del Calendario, ubicado a menos de cien metros del Jardín Guerrero, es único en el mundo, pues muestra la historia de estas publicaciones que representan el paso de los días. Esta institución de carácter privado, auspiciada por la empresa Calendarios Landín, brinda un acervo de su historia a lo largo de diecinueve salas, que van de las dedicadas al origen de los calendarios a una línea del tiempo con la historia de estos en México y su relación con la publicidad, pasando por una réplica monumental de la Piedra de Sol y diversas galerías con obra original de los grandes maestros del calendario, así como una sala dedicada a la historia de la casona del siglo XVII que alberga al museo. En su interior cuenta con un café especializado en desayunos y comidas, rodeado de árboles, palmeras y flores, casi un jardín secreto en medio de la ciudad.

 

 

MUCAL

 

Madero 91, Centro Histórico de la ciudad de Querétaro

IG. @mucal_museodelcalendario

 

Te pueden interesar también

Sábados Infantiles

Tip Asomarte

Este 2, 6 y 16 de Diciembre disfruta de A la mar, una obra infantil en el Centro Cultural Casa del Faldón.

Leer ahora
Un torneo para el deporte y la unión familiar

Tip Asomarte

La justa deportiva escolar más grande de Latinoamérica

Leer ahora
12 meses 12 destinos

Tip Asomarte

Querétaro para todo el año.

Leer ahora