Viajar y correr

En Literatura

Por Oliva Segura

 

 

Desde hace algunos años, todas mis mañanas están marcadas por un hábito sencillo pero definitorio: salir a correr. Y si viajo fuera de Querétaro no es la excepción. Los tenis me acompañan a donde vaya: a la bella y caótica CDMX, a las playas de anaranjados atardeceres de la Riviera de Nayarit, a las cuestas de San Cristóbal de las Casas o (recién) a la orilla de una laguna de una pequeña ciudad de Jalisco. Así, llevo años acumulando kilómetros aquí y allá, porque para mí, como al igual que para el escritor Haruki Murakami, «correr a diario es vital».


Si bien he corrido en lugares donde predomina eso a lo que llamamos naturaleza —y lo disfruto enormemente no solo por ser corredora, sino también porque soy bióloga—, correr en ciudades me resulta increíblemente gozoso. Podría pensarse a la ciudad como el epítome de la ausencia de naturaleza, alimentando así esa incesante dicotomía entre nosotros y el resto del mundo natural, y por ello no parecería ser la opción más obvia para salir a correr. Sin embargo, las ciudades rebosan de naturaleza que a menudo pasamos por alto en nuestra cotidianidad.

 

Cuando no estoy corriendo, dedico mi tiempo a estudiar la naturaleza de los ecosistemas urbanos, y en particular a los polinizadores de la capital de Querétaro. Con mi investigación he podido documentar que en ella viven alrededor de noventa especies de mariposas y más de treinta abejas nativas, y contando. Todos estos insectos, además de numerosas especies de aves, plantas, mamíferos y hongos, cohabitan con nosotros en la ciudad: desde en los parques y camellones hasta en los jardines de nuestras casas. Cuando corro, miro a las ciudades como el resultado de una fantástica alquimia entre su mundo natural casi desapercibido y su arquitectura, historia, cultura y la gente que la habita.


La experiencia de correr mientras estoy de viaje es inexplicable, intensa y gratificante. Soy corredora de fondo, trazo rutas largas. Muchas veces sé exactamente a dónde quiero llegar y qué camino tomar, otras tantas «me amigo con las incertidumbres», como dice el escritor Pablo Duarte en Ilegible, y voy decidiendo sobre la marcha sin tener claro el destino o la cantidad de kilómetros a correr. Me causa una alegría desbordante tanto llegar a nuevos destinos corriendo como retarme a alcanzar objetivos cada vez más lejanos, o a veces disparatados, como la vez que me probé a mí misma que podía correr hasta el antiguo bar en el que solía reunirme con mis amigos, y entonces completé un circuito de dieciséis kilómetros. Una vez conseguido y saboreado cierto logro, en ese mismo instante se produce la necesidad de desplazarse a un nuevo punto, y así es como he corrido hasta treinta o cuarenta kilómetros en un día: yendo de un edificio a otro, alcanzando un parque lejano, subiendo un cerro, probándome qué tanto puedo avanzar, qué tanto puedo conocer.


Al arribar a un nuevo destino, ambiciono correr a todos los puntos de mi interés posibles: un mirador, un museo, un parque, algún edificio raro, una escultura, un puente, un muelle. Y todos esos paisajes se funden en mi memoria con alguna canción. Porque para mí correr es una actividad intrínsecamente relacionada a la música, otra pasión en mi vida. Así, suena «A Day in the Life», de The Beatles, mientras voy mirando la luz en las hojas de los árboles y hago memoria para recordar su especie; «We Don't Know What Tomorrow Brings», de The Smile, mientras descubro al vuelo que los huequitos de los postes de madera del alumbrado público eran nidos de abejas carpinteras; «Jigsaw Falling Into Place», de Radiohead, mientras acelero y advierto las formas de las nubes en el cielo.


Cuando corro, me entusiasma pensar en el modelo de las ciudades de quince minutos que propone el francocolombiano Carlos Moreno: urbes descentralizadas o policéntricas que acorten los traslados y favorezcan la movilidad a pie, en bicicleta o en transporte público, haciendo más equitativo el acceso a los servicios y disminuyendo emisiones contaminantes. Darme cuenta de que puedo llegar a donde quiera corriendo me hace imaginar otras maneras en las que podemos habitar las ciudades en constante expansión. Al correr, las distancias se acortan, y las posibilidades de transitar, vagar y descubrir cada destino se amplían. Para mí, correr no solo es vital: es un encuentro con la naturaleza y la cultura, una apasionante experiencia que se enaltece cuando viajo.

 

 

*Profesora-investigadora de la Facultad de Ciencias Naturales de la UAQ. Estudia a los polinizadores en los ecosistemas urbanos, especialmente abejas nativas, y le apasiona la enseñanza y la divulgación de la ciencia. Obtuvo el Premio Municipal de Conservación de la Biodiversidad de 2023. Cuando no está estudiando polinizadores, le gusta correr, leer y asistir a conciertos.

 

 

 

Te pueden interesar también

Vivir sin playa

Literatura

"Miles de vidas plenas son vividas sin saber cómo es el mar"

Leer ahora
Postal de domingo

Literatura

El frío del piso de losa casi duele al contacto con los pies.

Leer ahora
Presentación del libro: El fin del tiempo del no tiempo de los mayas

Literatura

Presentación de libro de David Veruette, en el marco del Día Internacional de los Pueblos Indígenas

Leer ahora