Ponche navideño

En Dónde comer

Por: Edgar Cruz Delgado.

 

Esas ráfagas de aire frío que comenzaron a soplar a finales de noviembre e inicios de diciembre nos indican que una de las fiestas más bonitas del año está por llegar: La Navidad. En Querétaro, siempre se ha celebrado esta fecha con bastante entusiasmo, como prueba, están las coloridas luces que iluminan las principales calles del Centro Histórico, el Desfile de Carros Alegóricos con escenas bíblicas y el “Heraldo de Navidad”, una publicación de más de 100 años de antigüedad en la que se escribe acerca de personajes ilustres, relatos, historias, etc.

 

Esta fascinación de los queretanos por la Navidad no es reciente, siempre ha tenido un lugar especial en las familias. Una antigua crónica escrita por el periodista Luis Vega Monroy en su libro “Viñetas queretanas” de 1973, describe con lujo de detalle una cena navideña clásica, de aquellas en las que todos se reúnen para platicar, cocinar, recordar y, sobre todo, comer. Lo interesante de esta crónica es que Vega menciona una bebida que en aquellos tiempos era indispensable para las fiestas: el “ponche navideño”.

 

 “En mangas de camisa se atropellaban en la cocina para dar los “últimos toques” a la gigantesca olla en la que hervía el “ponche navideño”. Alguien se aventuraba a quitar la tapa y un vapor tenue saturaba el ambiente de exquisitos olores. (…) se servía, así calientito y reconfortante, en copas previamente adornadas en los bordes con escarcha de azúcar.”

 

Tristemente aquella bebida evocadora ha sido olvidada, ya no reclama su puesto en la mesa junto con el pavo o la pierna. Si se tiene suerte en ocasiones se puede degustar en la fiesta de “El Gallo”, en La Cañada, cuando las familias lo obsequian a los asistentes.

 

Es por eso que les compartimos la receta, para que los aromas del “ponche navideño” inunden nuevamente sus hogares, preservando una de nuestras tradiciones navideñas.

 

Ingredientes

Procedimiento

·         30 gr de té negro envuelto en manta de cielo a modo de costal

·         1.5 lt de agua

·         100 gr de pasas

·         100 gr de uvas pasa sin hueso

·         5 cm de canela (5 gr)

·         La cáscara de una naranja

·         La cáscara de un limón

·         4 trozos de caña de azúcar pelados (360 gr)

·         6 tejocotes (360 gr) -opcionalmente sin hueso-

·         2 guayabas partidas a la mitad (140 gr)

·         Azúcar al gusto

·         500 ml de vino tinto queretano

·         Ron o aguardiente c/s

1.   Hierva el agua con el saco de té, las pasas, las uvas pasa, la canela, las cáscaras, la caña, los tejocotes, las guayabas y el azúcar por 20 min a fuego bajo.

2.   Retire el saco de té negro, la canela y las cáscaras e integre el vino tinto.

3.   Sirva acompañado de ron o aguardiente al gusto.

 

Te pueden interesar también

Los Correa

Dónde comer

Sabor con toda la diversidad mexicana a cualquier hora del día.

Leer ahora
Antojitos en la Sierra Gorda

Dónde comer

Más que un tesoro natural, una delicia gastronómica

Leer ahora
Cocina mexicana gourmet

Dónde comer

Descubre la comida regional desde otra perspectiva

Leer ahora