Recorrido con abejas

En CULTURA

Lisset Moreno

 

En muchas sociedades del mundo, la miel no solo es vista como una sustancia para endulzar y aderezar los alimentos, sino como un
producto medicinal y nutritivo. Este líquido viscoso es producido por una gran variedad de insectos, siendo la más conocida, y la de referencia, la miel de la Apis mellifera (la clásica abeja amarilla y negra), que fue domesticada por los humanos hace casi diez mil años en varias partes de Europa, África y Asia y posteriormente introducida en Oceanía y América.

 

Antes de que la trajeran a nuestro continente, en ciertas regiones mesoamericanas ya se practicaba la crianza de abejas nativas, entre las que destaca la Melipona beecheii, una especie de abeja cuya característica más emblemática es que no posee aguijón, y que en maya ese conocida como Xuna’an Kab, Kolel’Kab o Po’ol Kab. Más allá de su uso como remedio medicinal y alimento, la miel también era (y todavía conserva este uso) de gran importancia en rituales y ceremonias religiosas. La crianza y el cuidado de las abejas por parte de los humanos originó una actividad llamada apicultura, con la cual se obtienen, además de la miel, otros derivados de interés (y valor económico), como el polen de abeja, el propóleo y la jalea real, mediante métodos que muchas veces han sido aprendidos de generación en generación. Crianza y productos de abejas en Querétaro En nuestro estado, en el poblado de San Martín, ubicado en la periferia del municipio de Colón (cerca de Bernal), se encuentra Apicultores 3.a Generación, un emprendimiento de Guillermo Ontiveros, quien es parte de la Asociación Estatal de Apicultores y es el representante de los apicultores independientes en el Consejo Estatal Apícola.

 

 

Guillermo creció cercano a la apicultura debido a su padre y a su abuelo, y de esta relación se inspiró para nombrar su establecimiento. Con el paso de los años, ha aprendido y perfeccionado la crianza de abejas desde un enfoque humano, de modo que sus productos se elaboran de la forma más tradicional y natural posible. Un sábado caluroso de mayo, Guillermo nos recibió en Apicultores 3.a Generación y nos dio un recorrido por el lugar, en el que pudimos conocer una colmena con aproximadamente cinco mil abejas obreras, que pueden ser identificadas por las franjas amarillas o blancas en su cuerpo. Estos insectos, con ayuda de sus seis patas, crean hexágonos perfectos para depositar miel, polen y huevecillos. La miel que usan se produce principalmente en los meses de abril y octubre. Esta diferencia de estaciones permite tener dos tipos de miel: la de primavera, que procede de la recolección de néctar principalmente de las flores del mezquite, y la de otoño, que las abejas elaboran con el néctar de frutas mixtas como la tuna y el garambullo. La variación de temporada y frutos permite obtener mieles de un color y un sabor distintos. La miel de octubre, de un tono oscuro, es intensa en el paladar (amaderada, acaramelada, mentolada) y se emplea, por ejemplo, en remedios caseros y herbolarios.

 

 

En cambio, la miel de primavera es clara, de sabor más suave, y tiene un uso más general, por ejemplo, de edulcorante. Como parte de la visita tuvimos oportunidad de probar los distintos productos que recolectan y elaboran en Apicultores 3.a Generación, entre ellos el polen de abeja (que también tienen en cápsulas), recomendado como suplemento alimenticio, el extracto de auténtico propóleo, recomendado para prevenir enfermedades respiratorias, y la miel con chamoy y tamarindo, un invento delicioso que Guillermo creó con su hermana en su búsqueda por ofrecer una opción saludable y distinta para acompañar botanas y frutas. Los animales polinizadores, incluidas las abejas melíferas, son fundamentales para un equilibrio del medioambiente. Mientras los polinizadores se benefician de las plantas, estos asimismo ayudan a fecundarlas. Una de las principales metas de Apicultores 3.a Generación va más allá de lo comercial. Tal como nos explica Guillermo: tienen como objetivo acercar a escuelas, turistas y público en general a recorridos educativos acerca de las abejas de la miel y su papel en los ecosistemas. Y eso se nota. El sitio cuenta con el equipo adecuado para convivir de manera segura con ellas (siempre y cuando los visitantes sigan las indicaciones) y los encargados presentan detalladamente información relacionada con los productos que se pueden obtener de las abejas.

 

 

En palabras de Guillermo, parte del objetivo que tienen para la comunidad es el de «exponerle a las personas que la abeja no es un insecto que solo llega, pica y se va». Comenta que, personalmente, quiere que las personas «conozcan todas las bondades, todos los beneficios, toda la labor que lleva a cabo la abeja para que nosotros, los humanos, tengamos, por ejemplo, un frasquito de miel».
Apicultores 3.a Generación está ubicado en la carretera Querétaro-Bernal km 33. Durante el recorrido se ofrece un acercamiento único al hogar de las abejas, con sus respectivas instrucciones de precaución, y a la zona con maquinaria en donde abordan los procesos necesarios para transformar la materia prima de las abejas en los productos que comercializan, entre los que se encuentran cremas, jabones, remedios medicinales, exfoliantes, ungüentos, además de comestibles como mermeladas, paletas y la clásica miel, ya sea líquida o sólida.

 

 

A tan solo 10 minutos de la Peña de Bernal y a 20 minutos del Zoológico Wamerú, la visita se vuelve imperdible en la ruta del semidesierto, una parada ideal para compartir tiempo en familia y para aprender, probar y conseguir productos locales.
Otras colmenas del estado Así como el caso de Apicultores 3.a Generación, existen en Querétaro otros lugares y negocios que producen y venden diversos artículos elaborados a partir de la miel. Es el caso de Esmiel Productores Apícolas, un grupo de personas dedicadas a la apicultura y la investigación apícola para el desarrollo de nuevos productos, interesados en propiciar el crecimiento de colmenas saludables (entre las que cuentan con trescientas en crecimiento a lo largo del estado); tienen dos puntos de venta en el Centro Histórico de Querétaro, en donde ofrecen productos para la dieta diaria, como jalea o propóleo, así como para el cuidado de la piel.

 

También Abeja Blu, quienes desde hace más de una década se dedican a productos derivados de la colmena, orientados a la nutrición y el cuidado de la salud, produciendo y comercializando artículos orgánicos hechos de miel, entre los que se encuentran jabones artesanales, dulces antiestrés o productos de belleza, entre ellos geles, lociones y labiales. Igualmente, Abeja Reyna, una empresa nacional que desde hace años ofrece productos elaborados con miel de abeja orgánica, hierbas mexicanas e ingredientes naturales, como shampoos, cremas faciales y aceites corporales.

 

EsMiel

Hidalgo 56, Centro, 76000 Santiago de Querétaro, Qro.

+524422126651

https://www.instagram.com/esmielmieleria/

 

Abeja Blu

Prol. Av. Zaragoza 309, El Jacal, 76180 Santiago de Querétaro, Qro.

+524424553599

https://www.instagram.com/abejablu/

 

Abeja Reyna

Av. Corregidora Nte. 322, Alamos 3a Secc, 76160 Santiago de Querétaro, Qro.

+524423435439

https://www.instagram.com/laabejareynaoficial/

 

Apicuntores 3a Generación

Carretera Querétaro a, Pena de Bernal Km 33, 76280 Santiago de Querétaro, Qro.

+524191911824

https://www.facebook.com/api3g?locale=es_LA

 

Te pueden interesar también

Sendero de historias y luciérnagas

CULTURA

Una ruta para adentrarse en las historias y relatos de San Joaquín, Pueblo Mágico

Leer ahora
HAY FESTIVAL: Leer es también caminar

CULTURA

La ciudad como un lugar de encuentro con personalidades del HAY

Leer ahora
Metafísica del aperitivo Stéphan Lévy-Kuentz

CULTURA

Se descuelga como una tarde en que se pierden el tiempo

Leer ahora