Un buey monumental de acero

En ENTREVISTA

Bajo un techo de lámina, rodeado de talleres de madera y cerámica, se levanta un buey de acero. Se trata de la escultura monumental dedicada al tradicional Paseo del Buey que la artista Angella Holguín está realizando para que este mes de febrero se inaugure en la plaza Gran Cue, en el municipio de Corregidora, dentro de las celebraciones de El Pueblito. Holguín es también autora de la escultura «In vino veritas», localizada en la carretera federal 120, entre los viñedos Bodegas de Cote, Freixenet y Azteca. Sobre su primera obra figurativa de gran tamaño —cuyas dimensiones son de siete por cuatro metros—, y del trabajo a lo largo de siete meses junto a su equipo conformado por tres personas, conversó con Asomarte.  

 

 

¿Cuál fue la idea?

Originalmente iba a ser una pieza abstracta, con muchos orificios, no un monumento, pero al empezar con las varillas tomé la decisión de no emplear placas para que no se notaran los detalles de las calentadas y golpes, sino que se viera el material. Al final sólo conserva unos orificios que remiten al halo de la Virgen, una suerte de sol en el lomo, para que se ilumine por dentro.

 

¿Cómo fue el proceso de elaboración de la escultura?

Tiene mucha entrega. Fue un trabajo de mucha disciplina y perseverancia, laborando todos los días ocho horas en algo muy pesado. Cada varilla está doblada, lo que no es fácil. El único que sabe hacerlo es Jafeth, que tiene trabajando conmigo cinco años, y a quien conocí en el taller de los escultores Rogelio y David Madero en Torreón. Se trabaja con mucho ruido, respirando los materiales y con cierta incomodidad física por tanto soldar. Es muy divertido dedicarte al arte todos los días, pero nadie ve el trabajo que hay detrás; el momento más divertido es cuando te imaginas y visualizas, y ese es casi nada de todo el proceso.

 

¿Qué representa para tu trabajo esta pieza asociada a una festividad tan importante para Querétaro?

Ha sido bien bonito trabajar el animal. Busqué en el diccionario de símbolos lo que representaba el buey en las culturas, además del de esta festividad. Desde las antiguas civilizaciones, siempre ha sido considerado sagrado, y particularmente por su peaceful strength: mucha tranquilidad y amabilidad. Yo de por sí soy paciente, pero es un atributo que he sentido al construirlo. Quería representar la masividad y fuerza del animal.

 

Te pueden interesar también

Araceli Tellez

ENTREVISTA

Representante del Barrio de la Cruz

Leer ahora
Con un artista e ilustrador queretano

ENTREVISTA

Paulo Villagrán es un artista, ilustrador y diseñador gráfico queretano.

Leer ahora
The Pitch

ENTREVISTA

Agencia de viajes de inclusión y tecnología

Leer ahora